¿POR QUÉ LA BOMBA DEL DESEMPLEO ESTALLÓ EN LOS ESTADOS UNIDOS?

32
¿POR QUÉ LA BOMBA DEL DESEMPLEO ESTALLÓ EN LOS ESTADOS UNIDOS?
¿POR QUÉ LA BOMBA DEL DESEMPLEO ESTALLÓ EN LOS ESTADOS UNIDOS?

En un dato sin precedentes en la mayor economía del mundo, la pandemia de covid-19 ha empujado a unas 26 millones de personas en EE. UU. a solicitar el subsidio por desempleo en las últimas cuatro semanas. 

Debido a la pandemia del coronavirus, la mayor economía mundial -floreciente a comienzos de 2020- sufrió una fuerte caída de actividad que supera en algunos sectores a lo ocurrido durante la Gran Recesión de 2009.

El consumo, que representa dos tercios del PIB de EE. UU., registra una fuerte caída, con ventas minoristas en baja de 8,7 por ciento en marzo sobre febrero. 

Además, a medida que la pandemia paralizaba la economía y confinaba a las personas en sus hogares, la construcción de nuevas viviendas cayó en marzo, con una reducción de 22,3% con respecto a febrero, según el Departamento de Comercio. Este sector sigue activo desde el 28 de marzo, porque es considerado esencial. 

Los cierres de fábricas también golpearon la economía. Por ejemplo, la actividad manufacturera en la región de Filadelfia (noreste), un parámetro clave del sector industrial, cayó en marzo a su nivel más bajo en 40 años, según la Reserva Federal.

En esa semana, las solicitudes llegaron a 5,2 millones, un número ligeramente superior a lo esperado por los analistas, que estimaban unos 5 millones de nuevos inscritos para recibir subsidios.

Aunque las solicitudes presentadas fueron casi 1,4 millones menos que la semana anterior, las noticias siguen siendo desoladoras. La misma semana del año pasado, solo 203.000 personas llenaron por primera vez los formularios de solicitud de subsidios por desempleo, según un informe del Departamento de Trabajo.

Los datos muestran que el freno económico se ha extendido más allá de los sectores de hotelería, turismo, restaurantes y comercio minorista, que fueron los más afectados en el comienzo de la cuarentena.

Si bien el pico de desempleo podría haberse alcanzado, «los pedidos de subsidios seguirán extraordinariamente altos en las próximas semanas, pues la economía se hunde en una recesión», comentaron los analistas de Oxford Economics en una nota de análisis.

El índice de desempleo en EE. UU. se podría aproximar al 17%, según los economistas privados, muy por encima del máximo de 10 por ciento registrado en octubre de 2009, tres meses después del fin de la Gran Recesión.

A modo de comparación, se calcula que el mercado laboral estadounidense había generado 21,5 millones de puestos de trabajo desde que se superó la Gran Recesión. El desempleo en EE. UU. subió del 3,5% en febrero al 4,4% en marzo, pero los expertos apuntan que el indicador se disparará en abril y mayo a medida que se va acumulando el impacto negativo de la pandemia. 

Aun si se reanudan algunas actividades económicas, la Asociación Nacional de Economía de Negocios calcula que el índice de desempleo se mantendrá por encima del 10% hasta fines de año, lo cual, a su vez, tendrá impacto en el gasto de los consumidores.

Las pequeñas y medianas empresas disponen de créditos blandos para poder mantenerse vivas. Sin embargo, ya agotaron los recursos federales destinados a estos préstamos. 

Las pymes utilizaron todo el dinero de préstamos en el marco del plan de reactivación económica en EE. UU., por un total de 350.000 millones de dólares, según el organismo que gestiona este programa (SBA). 

La SBA no puede aceptar nuevos pedidos de créditos de pymes «sobre la base de los fondos disponibles», indicó en su página web, auneuq el gobierno está decidiendo en liberar más recursos pronto.

De acuerdo con la página web del IRS, al subsidio pueden aplicar ciudadanos estadounidenses o extranjeros residentes en EE. UU. que tengan un número de seguro social que sea válido para empleo. No obstante, el subsidio no se puede reclamar en nombre de la declaración de impuestos de otra persona. No se necesitan ingresos mínimos para el pago