¿QUIERES SABER MÁS SOBRE EL DOLOR DE CUELLO? TOMA NOTA.

40
dolor-cervical-cuello

El dolor de cuello puede ser consecuencia del estrés, la tensión y una mala postura, y tiende a afectarnos más con la edad. Vamos a analizar sus causas y ver cómo aliviar el dolor de cuello.

Síntomas del dolor de cuello

La rigidez o un nudo en el cuello pueden provocar dolor, que puede extenderse hasta los hombros, la parte superior de la espalda o los brazos.

El dolor de cuello puede estar relacionado con la comprensión de los nervios del cuello, que puede dar lugar a entumecimiento, debilidad o sensación de hormigueo en la mano y el brazo. El dolor de cuello también puede estar acompañado por sensación de rigidez, espasmos musculares y dolor de cabeza.

Puede que oigas o sientas chasquidos o chirridos al mover la cabeza, provocados por los huesos que se mueven entre sí o los ligamentos que rozan contra el hueso.

¿Por qué sufrimos dolor de cuello?

El dolor de cuello tiene muchas causas, desde lesiones hasta enfermedades, como la osteoartritis, o es la consecuencia del estrés, la tensión o una mala postura. Es un problema muy común, aunque somos más propensos a sufrir dolores y molestias de cuello a medida que envejecemos.

Vigila la postura

Una de las causas más comunes del dolor de cuello es la tensión o el esfuerzo muscular asociado a una mala postura, por ejemplo, al ver la televisión o estar sentado delante del ordenador, dormir en una posición incómoda o girar el cuello de forma extrema. La tensión en los músculos del cuello también puede estar provocada por el estrés.

Accidentes y causas anatómicas

El dolor de cuello también puede ser la consecuencia de lesiones, como el latigazo, por ejemplo, como cuando alguien golpea a tu coche desde atrás y tu cabeza se sacude hacia atrás y adelante. Otra causa puede ser una anomalía en la anatomía de la estructura del cuello, como una mala alineación de las articulaciones del cuello (disfunción cervical). En ambos casos, es necesario acudir al médico.

Tratamiento del dolor de cuello

El dolor de cuello casi nunca es un síntoma de un problema más grave y normalmente se puede aliviar tomando medidas sencillas en casa. Los analgésicos de venta libre suelen ser la mejor manera de tratar el dolor de cuello aplicándose directamente en la zona del dolor. 

También puedes realizar ejercicios ligeros de cuello para mejorar el movimiento y comprobar tu postura para asegurarte de que no está empeorando el problema. Sin embargo, si el dolor de cuello está acompañado por entumecimiento, pérdida de fuerza en los brazos o manos, o dolor punzante en el hombro o brazo, es recomendable que acudas al médico.

Puedes pedir a tu médico que te recomiende ejercicios adecuados, como estiramientos y movimientos suaves, para recuperar fuerza y flexibilidad. Si el dolor persiste, puede que el médico solicite pruebas de diagnóstico por imagen.

Prevención del dolor de cuello:

· Duerme en una postura que mantenga alineados cuello y espalda. La más conveniente es de lado y con una almohada ni muy alta ni muy baja.

· Cuando levantes cargas, flexiona las rodillas y mantén el cuello recto.

· Evita situaciones estresantes.

· Si lees en la cama, hazlo con un cojín en la espalda e incorporado.

· No sujetes el teléfono con el hombro y la orjea. Utiliza el manos libres.

· Cuando uses el móvil, no estés mucho tiempo con la cabeza flexionada mirando la pantalla. Mantén la vista horizonta.

Si sientes dolor o tienes algunas duda, te recomendamos que consultes siempre a tu médico.